Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

I
Mi hija juega en la plaza 

mientras dos hombres nos observan

no importa lo que hagamos, 

siempre miran

tienen la costumbre de mirar al otro:

sus manos, sus bolsillos, sus carteras.



Siempre hay alguien que mira y te sigue

los sientes en el costado, en la nuca, 

casi rozan nuestras presencias.


Nunca sabrás qué detonará el acercamiento.

Están acechando como la muerte.


No hay tregua para ellos.


Fotografía: Luis Ángel Barreto


II
Nos acostumbramos a andar como si no supiéramos

de sus presencias que detonan catástrofes.


"Haznos invisibles" repetimos cada noche

y poco a poco desaparecen las ventanas,

las puertas,

todos los agujeros de las paredes.


Solo nos rodea el encierro

y la certeza de que cada día perdemos visibilidad.

III
Esta mudez que me imposibilita gritar

ha ganado espacios

se ha movilizado a los rincones,

demostrando que su presencia

ahoga voces

impide pensamientos

cultiva tempestades.

Entradas más recientes

Buenas y malas palabras.

De camino a la escuela

Fiestas infantiles

Efecto de la aparición de las palabras, según Gianni Rodari

Naufragio

¿Cómo termina un libro?

¿Para qué ser padres?

¿Nos preparan para cuál vida?

Tomado del libro "La palabra amenazada" de Ivonne Bordelois

Radiografía de una ciudad, de un país o de una casa.