Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Ha llegado el hombre. Lucila Velásquez

Ha llegado el hombre, el que ahora anda solo y apoyado en sí mismo y al darle forma a la razón hace un objeto útil lleno de flores, gentes y horizontes.
El que ya es libre y derrama en un sitio sensible el pensamiento y abarca en una cúpula el espacio y el tiempo o ya tiene una máquina de triturar la luz del día y se asoma a un espejo donde brillan las formas de la vida con un rubor estético que es ciencia o disciplina.
El que arruga la luz a los colores en un espacio móvil que mana de su frente y ya es universal en la armonía, la impresión, la experiencia de haber visto a la tierra girando desde entonces alrededor del sol y aunque es pequeño, sabe que su orgullo es más alto, muy lejano

Entradas más recientes

Yo no pertenezco a este lugar

En mi barrio hay casas de paredes invisibles

Pequeñito

Podría no ser tan complicado. Intentémoslo.

Ritmo cero: País ausente.

La historia de un nombre

Buenas y malas palabras.

De camino a la escuela